Expansión al ritmo brasileño

Con la unión de dos gigantes de la región, Napse busca posicionarse en el mercado de soluciones informáticas especializadas en retail en Hispanoamérica. La omnicanalidad y la integración de formatos, las claves.

El desafío para una compañía de software a la hora de internacionalizarse pasa por definir desde dónde y con qué talentos producir sus soluciones. Además, posicionarse en nuevos mercados es una tarea difícil en el sector. La clave está, en la mayoría de los casos, en generar acuerdos entre compañías que ya tienen presencia en la región para captar a sus colaboradores y a sus clientes. Por eso, Linx, empresa brasileña de soluciones informáticas especializada en la industria del retail, decidió desembarcar en Hispanoamérica y el Caribe de la mano de Synthesis Retail Solutions, una firma con más de 30 años en la región.

El acuerdo se cerró en agosto de 2017 por US$ 25,8 millones, pero se oficializó este año con la presentación del nombre internacional de la compañía, Napse, y con la inauguración del hub para América Latina, ubicado en Buenos Aires, con una inversión de más de US$ 1 millón. “Hemos decidido tener todo el backoffice para Hispanoamérica basado en Argentina por su proximidad con San Pablo y porque hay muchos talentos en el sector”, comenta Alberto Menache, CEO de Napse, sobre la decisión de instalar las oficinas en el país con una impronta local más allá de ser una empresa brasileña.

“Hoy nuestro abanico de soluciones va desde el punto de venta hasta la inteligencia artificial, algoritmos, data lakes”, describe Carlos Anino, Head of international Business de la firma y ex Synthesis. A pesar de las diferencias entre el mercado argentino y el brasileño, el desarrollo del e-commerce en la región es una tendencia en común que Napse quiere aprovechar. Las soluciones para facilitar la trazabilidad y omnicanalidad en el retail que ofrece la compañía son cada vez más demandadas por los jugadores que quieren operar online sin perder su servicio y su impronta del brick.

Fuera de la Argentina y Brasil, Napse opera en México -el principal mercado hispanoparlante en facturación-, Chile, Perú y los Estados Unidos. Allí cuenta con clientes tales como Aerolíneas Argentinas, YPF, Sony, Toyota, Costco y Cencosud, entre otros. Para llevar adelante la expansión, Linx comenzó su estrategia de crecimiento a través de adquisiciones en 2008 y desde entonces compró 29 empresas en Brasil. “Sabíamos que el día de salir de Brasil e internacionalizar a la compañía llegaría, pero necesitábamos encontrar una empresa con una cultura y una estrategia alineada a la nuestra”, menciona el CEO sobre el acuerdo.

Ahora el foco está puesto en terminar las inversiones y el trabajo para el desarrollo del backoffice que funcionará desde la Argentina para ofrecer mejores servicios. Sin embargo, Menache sostiene que siempre están mirando nuevas compañías para adquirir en la región, aunque todavía no está entre las prioridades. “Tenemos un tiempo hasta consolidar ese backoffice y la estructura de gestión antes de hacer nuevas adquisiciones”, sintetiza.

Para la operación local Menache sostiene que la idea es tener un equipo argentino, aunque a partir de la coyuntura de Venezuela se están captando talentos de ahí que migran al país. “La demanda por mano de obra en el sector es insuficiente en todo el mundo. Dependiendo de la región el problema es más grande o más chico”, analiza sobre una de las principales preocupaciones de la industria del software.

En ese sentido, Anino considera que se logró formar un buen equipo fiel al estilo argentino. “En nuestro modelo de negocios siempre fuimos productores de software más que prestadores de servicios. Nos gusta el modelo israelí o irlandés de producción que tienen un elevado nivel de PBI per cápita y aspiramos a eso”, dice el especialista. Según la Cámara de la Industria Argentina de Software (Cessi), en la Argentina el rubro facturó US$ 41.000 por empleado por año, mientras que Israel factura US$ 4000.000 por colaborador.

Mediante la unión generada, Anino sostiene que la compañía cuenta con soluciones complementarias tanto para la automatización comercial, la gestión dinámica de las promociones y para el control de las transacciones electrónicas. Asimismo, la experiencia de Synthesis con grandes clientes busca sumarse al perfil de Linx con pequeñas compañías en Brasil, con la intención de abarcar a todo el mercado retailer en la región.
“Buscamos integrar las herramientas porque queremos lograr que la experiencia del usuario sea la misma sin importar el punto de entrada a una operación comercial”, dice Anino sobre el nuevo shopper que es omnicanal y que tiene distintos momentos de verdad en los que decide comprar un producto, por eso es clave la integración entre las distintas plataformas.

Eventualmente, con la evolución del comercio electrónico, Menache no descarta también trabajar con industrias proveedoras que quieran vender directamente sin intermediarios. “Si bien es una tendencia, tenemos clientes que venden directamente en Brasil, pero son pocos los casos”, detalla el presidente de la compañía sobre esta nueva dinámica comercial.

Para posicionar los productos de Linx y de Synthesis en los distintos mercados, Napse realiza un análisis caso por caso. “Mucho de lo que hacemos tiene que ver con aspectos fiscales de los países, entonces siempre que necesitamos hacer adaptaciones en este sentido el tiempo de análisis y para adaptar el producto a un nuevo mercado es mucho más largo”, explica Menache. Por eso, la suite digital de productos con la que buscan crecer en un primer momento no tiene un impacto fiscal ni cuestiones impositivas para adaptar. “El retail es muy específico. Aunque para el consumidor sea todo igual, bajo el punto de vista de la gestión para el retailer la operación es totalmente distinta”, señala el ejecutivo sobre la estrategia para adaptar cada producto.

Fuente: Revista Apertura Edición impresa Septiembre 2018

1 comentario en “Expansión al ritmo brasileño

Deja un comentario