La seguridad: una preocupación incipiente para los usuarios de eCommerce.

Por Carlos Anino, CEO de Napse

Ocho de cada diez chilenos han comprado algún producto online en los últimos seis meses. Esta abrumadora cifra se ha visto potenciada por los millennials y centennials, aunque estos segmentos no son los que presentan un mayor crecimiento. Las personas de entre 55 y 64 años aumentaron sus compras en línea en un 28% y los usuarios de más de 65 sobre un 21%, revelando que prefieren comprar por este medio por comodidad, por la posibilidad de comparar precios y de ahorrar tiempo, cifras reveladas por GfK Chile y Mercado Libre tras el paso del primer trimestre de 2019.

¿Qué pasa con los que aún no compran online? Si bien antes una de las barreras más comentadas era el no tener tarjeta de crédito, esta vez se alzó una nueva razón: la seguridad. Según el informe GfK FutureBuy, un 76% de los usuarios encuestados declara estar preocupado por el uso que las empresas hacen de los datos ingresados al momento de comprar.

¿Cómo podemos acomodarnos a las exigencias de estos nuevos consumidores digitales?

Los usuarios están más informados y preocupados por su seguridad en línea. Ya saben que ahorran tiempo, que es más cómodo y que les permite cotizar antes de comprar; sin embargo: ¿están las empresas protegiendo sus datos?, ¿les piden las tiendas la información estrictamente necesaria para la compra o piden además el rut, teléfono o correo electrónico?, ¿qué otras acciones toman los comercios cuando cuentan con toda esa información?.

Hay algunas medidas que es posible, como consumidor, ir tomando para comprar de maneras más segura a través de internet y que las plataformas de ecommerce deberían contar como requerimientos mínimos para ofrecer seguridad a sus clientes en las compras hechas por este canal.

Una de ellas, es comprar sólo en sitios web que cuenten con medios de pago autorizados. Las páginas web que promueven pagos directos a proveedores a través de transferencias electrónicas entre personas particulares no son seguras, a menos que estén soportadas por algunas aplicaciones que intermedian transacciones entre comercios y personas.

Por otro lado, es bueno tener en cuenta que de ser necesario deshacer una transacción, aquellas ejecutadas con tarjeta de crédito son más fáciles de cancelar y desconocer con la entidad bancaria, lo que nos da un margen de acción en caso de cualquier problema.

Comprar desde redes públicas, como wifi compartidos o corporativos, también hace que las transacciones sean menos seguras. Lo mismo ocurre con las sesiones en navegadores en modo incógnito, por lo que deberíamos evitar hacer compras en ambos escenarios y preferir las redes privadas o domésticas.

Por último, los sitios web que soportan transacciones deberían estar catalogados como “sitio seguro” y contar con el símbolo de un candado justo antes de la dirección en el navegador. Además, en su url debería incluir el código “https”, que la señala como una página segura.

Con esta información en poder de los usuarios, es el turno de las empresas de implementar estas medidas en sus sitios de ecommerce, ya que la seguridad es un punto clave para el usuario al momento de comprar online. En la medida que el sitio web cuente con mejores medidas de seguridad y sea claro en sus políticas de protección de datos, los clientes se sentirán seguros comprando en él. Compradores más informados sin duda presentan una oportunidad de mejora en la protección de datos de los consumidores que están prefiriendo hacer sus compras en línea y debería ser una prioridad para las tiendas que cuentan con su canal de ventas a través de internet.

Fuente: El Rancagüino

“El problema tecnológico ya está resuelto”

Durante el eCommerce Day, Angela Molano, Coordinadora de Proyectos de Napse, explicó los beneficios de la Suite Impulse en la optimización de los comercios electrónicos de las empresas.

En su 13ª edición en el país, el eCommerce Day se consagró una vez más como uno de los eventos más importantes del calendario para todas aquellas empresas que busquen adaptarse a los significativos cambios que la tecnología generó en la industria y los modos de consumo. Con plenarias lideradas por renombrados profesionales de Argentina y América Latina y diversas charlas y talleres, la feria atrajo a más de 5.000 visitantes al Centro de Convenciones Buenos Aires el pasado 29 de agosto, en una jornada que permitió a compañías de diversas industrias relacionarse entre sí, compartir experiencias y soluciones y aprender más sobre las tendencias a tener en cuenta para mejorar sus comercios electrónicos.

La relevancia del desarrollo de las plataformas de e-commerce entre las distintas estrategias de venta de las compañías se vuelve una realidad inobjetable a la luz de los datos que se compartieron en esta feria organizada por la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE): nueve de cada diez argentinos compraron online alguna vez, y siete de cada diez lo hicieron en el último año. Por otro lado, la facturación en el primer semestre de 2019 fue de 152.619 millones de pesos, lo cual representa un incremento del 56% respecto del mismo período el año pasado. En este primer semestre, se vendió un total de 56.5 millones de productos a través de 41.9 millones de órdenes de compra, lo cual demuestra un gran aumento en el sector.

Las distintas herramientas que ofrece Napse para optimizar el rendimiento de las plataformas de e-commerce de cada compañía acompañan ese crecimiento y, utilizando tecnología basada en la personalización, han logrado convertir cada interacción en resultados tangibles para la empresa.

“En Napse todas las soluciones están integradas. Una de ellas, nuestra Suite para optimización y personalización de los e-commerce, se llama Impulse precisamente porque le damos un impulso, un empuje, al e-commerce de cada empresa. Se puede llevar al usuario realmente a lo que le interesa y vender más”, explicó Angela Molano, Coordinadora de Proyectos de Napse, presente en el eCommerce Day para transmitir los múltiples beneficios que la empresa ofrece a los retailers. 

A su vez, Molano – quien presentó una charla sobre la Suite Impulse – se refirió a la importancia de la personalización como una tendencia ya instalada en la sociedad y en los modos de consumo actuales. “Seleccionar los productos que le van a interesar al usuario mejora la experiencia de compra, porque él tiene que hacer menos pasos para encontrarlos y siente que la marca lo conoce, que sabe realmente qué le interesa, y eso genera una conexión”

“Nuestra Suite está pensada para que sea sencilla, en tiempo real, sin perder el timing y que una persona pueda entenderla y utilizarla, sea cual sea el área en la que se destaque. El problema tecnológico ya está resuelto: ahora sólo te tenés que enfocar en vender”, concluyó Angela.